Blog: El Mundo es Nuestra Meta

El valor del riesgo
No necesariamente porque la probabilidad de ocurrencia de un evento sea muy baja se puede descartar el riesgo; depende también del tamaño del impacto de un evento. Si es enorme, puede voltear la decisión basada en la relación B/C en donde la función de Costo incluya el Costo del riesgo. Lo que no nos podemos permitir es caer en el estado de “optimista-ingenuo” en el cual, animados por atractivos beneficios del proyecto no hagamos análisis profundos del riesgo, y tomemos decisiones sin comprender de qué tamaño es.
Riesgos que no dan espera: Yopal y Tumaco (parte 3/3), Clamor por las acciones para prevenir el riesgo en Yopal y en Tumaco
Su gravedad hace que deba clamarse por las acciones que aseguren que el riesgo esté debidamente manejado, asegurando como mínimo las alertas tempranas, los procedimientos de aviso y de evacuación, todo probado y listo para cualquier día y para cualquier hora en que se presente un evento.
Riesgos que no dan espera: Yopal y Tumaco (parte 2/3)
En un foro sobre Prevención y Atención de Desastres en la Universidad Nacional, se presentaron los casos de Yopal y Tumaco, que dejaron atónitos a los asistentes. El riesgo de un gran desastre, de una gran tragedia, en ambos casos es muy alto. En Yopal la amenaza de una avalancha es alta, y la vulnerabilidad de todos los asentamientos en el curso que tendría la avalancha, es total. En Tumaco, la amenaza de sismo y tsunami debe considerarse alta, y la vulnerabilidad de las personas que viven en la isla es evidente, no solo a un evento irresistible sino por las restricciones para hacer una evacuación efectiva.
Riesgos que no dan espera: Yopal y Tumaco (parte 1/3) ¿Quién es el responsable ante un riesgo de desastre?
Los profesionales, especialmente los que tenemos alguna relación con la comprensión y solución de riesgo de desastres, tenemos la responsabilidad de ser actores principales dentro de la sociedad civil, siendo principalmente claros al denunciar la falta de acción para preservar la vida de habitantes de zonas bajo amenaza.
La responsabilidad profesional
La palabra responsabilidad proviene de responder. Responder por las acciones hechas y sobre las cuales existen consecuencias, positivas o negativas según se hayan hecho tales acciones. La responsabilidad profesional es el objeto mismo de la profesión. No es verdadero profesional quien no responde por las consecuencias de sus acciones hechas dentro del ámbito de su profesión.
Riesgo: ¿percepción o análisis?
Por sobre todo hay que recordar que no porque se desconozcan no existen los riesgos, y que entre mayor sea el desconocimiento sobre los riesgos más vulnerabilidad conllevará, por haber perdido la oportunidad de prepararse para prevenir las causas o atenuar las consecuencias. En la era de la información, tomar riesgos no analizados debidamente, no corresponde a héroes sino a irresponsables.
Método del Mínimo Costo Multi-Criterio para escoger técnica y transparentemente la mejor alternativa para grandes proyectos. Caso: Ruta del Sol de la ANI.
Solo si las decisiones en el país se toman de una forma técnica e ingenieril con métodos para la toma de decisiones blindados frente a cualquier tipo de corrupción estaremos seguros de estar caminando hacia una mayor competitividad nacional frente al mundo, que es la gran herramienta para jalonar las grandes soluciones que requerimos.
La ética reinante engendra la corrupción
¿Hasta dónde la corrupción es un asunto moral grave en nuestro país? La respuesta es seguramente que no. Es parte de la moral de las personas y de la ética reinante, aunque la ética ideal diga lo contrario. Por eso es tan difícil erradicarla.
Antes de hablar sobre competitividad, ¡erradique la corrupción!
De nada sirve que los empresarios se la pasen gimiendo ante el Gobierno para lograr esta u otra medida, excepción o gabela, si dentro de las empresas no se hacen los esfuerzos para buscar competitividad. Pero la primera, antes de todo, es erradicar la corrupción.
Del Liderazgo, de los procesos de Cambio y de la complejidad de las empresas
Dentro de las empresas se gasta una gran cantidad de energía de las personas en las relaciones entre ellas mismas. En vez de estar poniendo todo su potencial en la dirección del crecimiento y los beneficios, las personas suelen enredarse y ayudar a enredar todo en la maraña de las relaciones de poder.